viernes, julio 20, 2007

Al Otro Lado Del Espejo

Escribo con pluma y tintero. Llevo siempre zapatos de tacón y me atavío con mi mejor lingerie para estar por casa. No soy lo que se dice una persona práctica, de hecho, detestaría serlo… La mayoría de cosas que me gustan son totalmente superfluas, no sirven para nada. Collares y cintas de encaje, broches caprichosos con formas de insectos, realizados en piedras de colores, lámparas como medusas y cascadas de plumas. Velos y rosarios, atuendos finos como telas de araña, colorete y lunares falsos. Cualquier cosa sirve para disfrazarse y aliviar los rigores del calor y el color gris que entra por las ventanas y parece querer invadirlo todo, como una plaga.

Me quedo sola.

Con el goce estético. El placer de la contemplación me otorga el don de la trascendencia. Es en el ojo donde reside la puerta al otro lado… Ayer mismo veía una película del querido Jesús Franco: Al otro lado del espejo que me hacía pensar en esto mismo. Franco es un maestro en el arte de mirar, sus personajes son voyeurs y al mismo tiempo figuras lánguidas que se dejan mirar integradas en escenarios pintorescos...

En la película de ayer la protagonista, la bella Emma Cohen, vive una doble vida, la real y la de sus deseos inconfesos, marcada por el signo de Edipo y por la obsesión hacía una hermana muerta. Vive sin dejarse vivir, y se viste y se desviste con desgana mientras la observamos y soñamos su mismo sueño.

Nuestros placeres son comúnmente los de los mamíferos, son maravillosos, pero el momento de despertar en el ojo, en el acto de mirar, encierra la belleza, la que descubrimos y la que insuflamos. Un acto de entrega absoluta.

“Los espíritus agudizados por la práctica de la contemplación fantástica y del sueño poético otorgan a las cosas un alma sensible y cambiante como el alma humana; y leen en cada cosa, en las formas, en los colores, en los sonidos, en los perfumes, un símbolo transparente, el signo de un sentimiento o de un pensamiento; y en todo fenómeno, en cada combinación de fenómenos, creen adivinar un estado psíquico, un significado moral. A veces la visión es tan lúcida que produce en esos espíritus una angustia: se sienten como ahogar por la plenitud de la vida revelada y se turban profundamente ante sus propios fantasmas”

No lo podría expresar mejor que D’Annunzio, claro. La cita es de Il piacere.

16 comentarios:

Daktaric dijo...

¿No es ese espíritu el que impera en los sueños?

Las asociaciones fantásticas son un acto tan común como el comer o el respirar. Sin embargo el olvido, la inconsciencia, las hacen parecer inusuales, o propias exclusivamente de ciertas disposiciones del ánimo agudizadas, como las califica D´Annunzio.

Son las percepciones de los sentidos mezcladas con el lenguaje.

Unos sentidos sobre los que Guy de Maupassant ya escribio certeramente:

"¡Cuán profundo es el misterio de lo Invisible! No podemos explorarlo con nuestros mediocres sentidos, con nuestros ojos que no pueden percibir lo muy grande ni lo muy pequeño, lo muy próximo ni lo muy lejano, los habitantes de una estrella ni los de una gota de agua. . . con nuestros oídos que nos engañan, trasformando las vibraciones del aire en ondas sonoras, como si fueran hadas que convierten milagrosamente en sonido ese movimiento, y que mediante esa metamorfosis hacen surgir la música que trasforma en canto la muda agitación de la naturaleza... con nuestro olfato, más débil que el del perro... con nuestro sentido del gusto, que apenas puede distinguir la edad de un vino.

¡Cuántas cosas descubriríamos a nuestro alrededor si tuviéramos otros órganos que realizaran para nosotros otros milagros!
"

Aura dijo...

Tiene razón al mencionar los sueños, Daktaric, la percepción allí es bien distinta de la común: podemos estar en varios lugares a la vez, el tiempo se alarga o se acorta como si fuera un ente elástico, los colores brillan más, y los rostros cambian con nuestra imaginación...
Nuestros sentidos, como dice, son pobres. Pero pienso que no sólo hay que agudizarlos, sino también superarlos. Sentirlos todos al mismo tiempo y así tocar con los ojos y oír con los dedos...
Un abrazo :)

noemi dijo...

Me gustaría desearte que no pierdas esas capacidades contemplativas, estéticas, diría sensuales tembién que denotas.

Un derivado que nos dejas con todo eso es el placer de leer tus cosas.

Enrique Ortiz dijo...

Qué lujazo, Aura, mezclar en la misma entrada a Jesús Franco, Emma Cohen y D'Annunzio. Y algo que me ha sorprendido: "Es en el ojo donde reside la puerta al otro lado...". Un beso, Aura.

El Mantícora dijo...

Vaya.. diría algo, pero la verdad es que no entendí nada. Sólo puedo decir que comulgo con su enemistad hacia el calor. En mi casa no hay aire acondicionado y si bien tengo un par de amigos con piscina, le tengo un poco de idea al hecho de entrar en contacto con el agua en donde se bañan (y vaya uno a saber que otras cosas) otras personas.. asique recurro al vergonzoso recurso de agarrar un libro e ir a leerlo a un shopping, hasta que cae la tarde. Ni hablar de la ropa veraniega. Evito comer de más en esa época porque el sólo ver la manera en que la gente va ataviada hace que se me revuelva violentamente el estómago.. ¿cuándo entrará en razón el gobierno local y publicará una ley para darles un hachazo en los tendones a los hombres que usan Havaianas y pantalones cortos? Mejor me detengo antes de ponerme de mal humor.

En realidad quería invitarla a mi nuevo blog, ya que aparentemente Uroboros no será actualizado en el futuro cercano: lo hemos puesto a dormir, pero por alguna razón no le desconectaremos el oxígeno todavía.

El nuevo puede verse en http://la-contrarreforma.blogspot.com

Crazy J! dijo...

Los zooms tan propios del cine del Tio Jess no son baratos trucos cinematográficos, sino toda una metáfora del ojo humano, son las pupilas dilatadas fruto de la excitación.

dr.benway dijo...

De lo mejor que ha hecho Jesús Franco. Por cierto ¿ha visto Vampire Lesbos? Preciosas chicas, pero la peli en conjunto me defraudó un poco.

Nicho dijo...

Llegué, ví, leí: "atuendos finos como telas de araña", seguí leyendo, mirando, languideciendo, y "Vive sin dejarse vivir, y se viste y se desviste con desgana...", y continué queriendo adivinar más.

Continúe, continúe...

El Ratón Caramelón dijo...

Emma Cohen tiene una sensualidad tan rara, que es interesante...

Tones dijo...

¿Sería usted tan amable, Aura, de enviarme un e-mail a johntones@gmail.com? No encuentro su dirección de contacto...

Higronauta dijo...

Está claro que a la velocidad que pretenden que vayan las cosas en nuestra tencnoposmodernizada sociedad, nadie tiene ni tiempo ni ganas de pararse a practicar el bello arte de la contemplación. Es más, apostaría que poca gente tiene conciencia de esta capacidad de la mente y el ojo del ser humano a día de hoy. Hay que aprender a dejar de ver la vida pasar y contemplarla de frente. Pasa que eso, a muchos, puede recordarles la finidad de ésta, y no están dispuestos a ello.

Markitos dijo...

Vaya, no sé por qué, pero me ha venido a la mente el corto de animación de "Mickey tras el espejo"

Pussy Galore dijo...

sí, algo tan veraniego como vestirse y desvestirse, mientras hago tiempo a que se vaya el sol...

fran le kinky dijo...

Todo esto esta muy bien, pero queremos que vuelvan los posts musicales de fran le kinky!
:P

Kepa dijo...

yo sin embargo soy práctico, la ropa siempre me sobra, hasta en invierno, aunque no desdeño un buen encaje sobre la piel de una mujer.

armadillo dijo...

El motivo de mi comentario no es directo sobre el film , es sobre un artículo que escribió EMMA COHEN sobre unas fotografias :

http://www.elmundo.es/papel/hemeroteca/1994/01/19/opinion/6084.html

Soy el autor de esas fotos, que todavia me desgarran el alma y me gustaría ponerme en contacto con Emma Cohen. Sabes su email ?

armadillo(att)hollyroot(punto)org

Gracias y un saludo