miércoles, septiembre 05, 2007

En el terreno de la Anamorfosis: Erhard Schön

Cito la wikipedia: una anamorfosises una deformación reversible de una imagen producida mediante un procedimiento óptico (como por ejemplo utilizando un espejo curvo), o a través de un procedimiento matemático. Es un efecto perspectivo utilizado en arte para forzar al observador a un determinado punto de vista preestablecido o privilegiado, desde el que el elemento cobra una forma proporcionada y clara”.

Uno de los ejemplos más citados de anamorfosis en pintura es el cuadro de “Los Embajadores” de Hans Holbein el Joven en el que aparece una calavera en la parte inferior derecha de la imagen. Los cuadros que presentan este truco óptico son como un juego: para conseguir ver estas imágenes nos tenemos que valer de un espejo, muchas veces, o de la superficie curva reflectante de una cuchara. Son un desafío sobre lo que el ojo ve y lo que podría ver.

Dentro del terreno de la deformación y del engaño Erhard Schön (1491-1592) fue un verdadero maestro. Schön era un prolífico grabador que acaparó el mercado de Nuremberg después de que Durero falleciera en 1528. Su clientela era abundante y se dedicaba sobre todo a producir sátiras sociales e imágenes religiosas, aunque después atacara duramente a la iglesia en grabados anónimos.

Pero su especialidad eran los “Vexierbilden” o cuadros con secreto, que utilizaban la técnica de la anamorfosis para esconder imágenes dentro de otras imágenes.

Uno de sus “cuadros con secreto” más conocidos es este retrato de Carlos V, Fernando I y Francisco I. Un retrato múltiple que consigue alternando a un lado y al otro los puntos de observación y disimulándolo como si fuera un paisaje.

O este otro, más lúdico, en el que a la izquierda aparece una pareja de amantes abrazados en la cama, que si observan bien, a la derecha vuelven a aparecer, ya en una actitud mucho más cariñosa y desinhibida.


Por último les dejo este “Cuadro Puzzle de Jonás y la Ballena”. Espero que no pierdan la vista mirando la imagen, no pude conseguir una más grande.

12 comentarios:

Higronauta dijo...

Conocía la técnica pero ninguno de los artistas y cuadros que comenta. Simplemente maravilloso. Gracias por las referencias.

Y aunque presupongo que lo conocerá, le dejo el enlace de la página de uno de los anamorfosistas que está más en boga últimamente: Julian Beever.

Aura dijo...

Conocía a este señor y había visto algo pero en su enlace había una imagen de un caballero percando en unos hielos que me ha hecho mucha gracia.

el brujo don carlos dijo...

Sorprendente. La de los amantes es divertida. Supongo que utilizaban esta técnica para burlar la censura.

sublibrarian of the year dijo...

Otra vez que me deja de piedra con sus artículos.

¡Anamorfosis!

Fantástico: hermetismo y picardía.

Este blog es La Cámara Secreta de la Historia del Arte.

Me ha venido de pronto la anamorfosis que ilustraba uno de los últimos números de Vacío (el doble): una calavera estirada que parecía una pluma.

Seguro que El Hombre del Armario puede decir mucho más de aquella cubierta.

¡Qué jóvenes éramos todos entonces!

¡Cuántas sustancias, cuánto cuero negro!

Pussy Galore dijo...

el engaño en el arte, el truco, lo falso siempre me ha fascinado. muchas gracias por esto, querida.

Crazy J! dijo...

El cuadro de Los Embajadores ha provocado cientos de pesadillas en mi niñez. Es que daba más miedo la calavera deformada que cualquier otra normal.

dp dijo...

algunos que somos un poco vizcos podemos llevarlo a diario con gran deleite.

el loco oficial dijo...

Gracias por esta visión complementaria de la anamorfosis. Yo conocía el término dentro del ámbito de las matemáticas. La geometría diferencial explica por qué cuando hacemos representaciones planas de la tierra ésta se deforma, debido a la curvatura de la esfera, inversamente proporcional al cuadrado del radio; mientras que el plano tiene curvatura nula. Por ese motivo siempre se produce anamorfosis y las representaciones no son isométricas (es decir, no conservan las distancias y groenlandia sale como sale jeje). Se utilizan así diferentes representaciones: conformes (que conservan los ángulos, muy útiles para los barcos), equivalentes (que preservan las áreas) y las de mínima anamorfosis como la proyección de Tissot.
Pero sabe lo que le digo, que de lejos me quedo con la anamorfosis en el arte. Gracias de nuevo Aura.

Dr. Hichcock dijo...

Estupendo post.
No recuerdo donde vi un cuadro de estos que ocultaba un craneo (pero bien grande). Era divertido: todos mirando desde un lateral del cuadro...

Nicho dijo...

En el blog "La exhibición perturbada" vi este vídeo:

http://www.dailymotion.com/video/xd8d9_anamorphosis_shortfilms

Una saludo anamorfósico ¿cómo será?

C. Rancio dijo...

En el museo episcopal de Palencia hay, o al menos había, un retrato en anamorfosis de Carlos V. De hecho, el lateral del marco tenía un agujerito para mirar desde la prespectiva correcta.

El historiador del arte Jurgis Baltrusaitis (o así, faltan acentos circunflejos y cosas de esas) tiene unos libros muy majos sobre el tema.

noemi dijo...

Será entonces por ese fenómeno que mi cerebro no entiende bien a bien las cosas...