lunes, septiembre 22, 2008

Les Fruits de la Passion (1981)

Protagonizada por Klaus Kinski y la delicada presencia de Isabelle Illiers como “O”, estos “Frutos de la Pasión” están basados en la continuación que hizo Pauline Réage a “Historia de O”, un clásico del erotismo escrito por esta apocada francesa (cuyo verdadero nombre era Anne Desclos), dedicado a su amante secreto.


Les Fruits de la Passion” es un melodrama erótico ambientado en el Hong Kong de los años 20. Kinski, un europeo decadente con negocios en la ciudad, envía a su mujer a un burdel para profundizar en su amor física y espiritualmente. El tema de la sumisión, del sufrimiento y la ofensa que aparecían en la cinta de 1975 son retomados aquí, en cuyo burdel de fantasía se muestran viñetas de tortura, fetichismo y perversiones diversas. “O” debe renunciar a cualquier deseo para amar completamente a Sir Stephen, quien se deleita martirizándola mostrándole como ama también a otra mujer, Nathalie, interpretada por Arielle Dombasle. El trío se rompe cuando un cuarto personaje, un joven que envía flores a la bella encarcelada, se introduce entre la pareja protagonista para hacer suya a “O”.


La historia se pierde entre delirios surrealistas y objetos que invocan un simbolismo catártico. Hay más en las estampas vivas que protagonizan cada escena que en el análisis del film. “Les Fruits de la Passion” está pensada para perderse en sus decorados pictóricos y en sus evocativas imágenes, en el contraste colorista del burdel y las localizaciones exteriores de tonos terrosos. Terayama, también guionista del film, le da más importancia al detalle de un loro en una jaula, a una palangana, a un piano que emerge del agua, a animales pintados en las paredes o a la desnudez de “O” que a la trama o a los diálogos.


El protagonismo está en los filtros de color, que enfatizan la mirada extraviada de Kinski, en los matices brillantes, en las ropas y los maquillajes extremos, y le da a cada imagen una cualidad pictórica, tanto que podemos detener el visionado y en una captura encontrar decenas de detalles en los ángulos de la pantalla que están ahí, como caídos del cielo, esperando a ser descubiertos.



3 comentarios:

anarkasis dijo...

no la encuentro ni en francés ni español
snif

el loco oficial dijo...

me encanta kinski

Abuelo Igor dijo...

Vi unas cuantas escenas de esta peli en un canal digital y me parecieron curiosas. Me entretiene más cualquiera de las dos películas que los libros de Réage, cuyo estilo nunca llega a engancharme de lo seco y analítico que es.

De todas maneras, el rey del euroerotismo es y será el gran Walerian Borowczyk. "Cuentos inmorales" y "La bestia" me parecen dos obras maestras, y creo que son sólo el comienzo de una obra fílmica más que curiosa, que comenzó en la animación vanguardista y terminó en continuaciones de "Emmanuelle".