miércoles, octubre 26, 2005

Maniquíes



Artefactos de ojo vidrioso desean que usted les visite. He redactado las invitaciones y están –ellos, los mencionados- muy contentos.
Beso sus manos rígidas y me entristezco al ver que no lucirán sortijas en sus dedos siameses. Tal vez si cortamos…
Carnes artificiosas y beso sin lengua. Exploraciones en plástico bronceado y complaciente. Diosas articuladas expuestas en lencería translúcida, desdobladas en rostros análogos.
Muñecas. Fetiches sin “tres tristes tigres”. Ahorcadas y bovinas. Mis niñas, mis bonitos juguetes. Amores que no menstrúan en sexo de porcelana.
Estoy viendo que os quedareis sin pastel y sin tumba.
Os bendigo.



Encontré muchos aquí: Fashion Windows.

Aunque no me dejaron entrar, y eso que sólo quería ver "Maniquís". No pienso pagar por ello.

Y también recordé Mannequin (1987).

5 comentarios:

Kepa dijo...

Bonito texto. Yo que soy un poco más sórdido me viene a la cabeza "tamaño natural".

bubastis dijo...

A mí me viene a la cabeza aquella canción de Golpes Bajos, "La Fiesta de los Maniquíes".
Aquí está la letra:
http://members.fortunecity.es/sololetras/canciones/letra_can/canc_18.htm

Felicidades por el blog, seguiré sintonizando.

Javier dijo...

Lo peor son "esos"0 labios, esos labios de arriba que no tiene puerta, que de darlos, darían sus besos sin lengua; y esos "no-labios" de abajo, ese venus desértico y asfaltado de "lisura" castrante y antilibidinosa...

Caído dijo...

Los mejores maniquíes son los que se mueven y te miran con esos ojos inexpresivos, siempre queriéndote decir algo, sólo para aquellos que tengan la sabiduría de interpretar la mirada hierática de la esfinge de plástico perfumado y labios pintados con crayón.

Al dijo...

Saludos. Te cojo una imagen y enlazo desde ella a esta página. Y me repito: deberías volver a escribir en tu blog. No son flores, es la verdad.