lunes, junio 11, 2007

El Castillo de Coral de Edward Leedskalnin

Una mágica construcción de coral dedicada al amor eterno...

Edward Leedskalnin fue un escultor nacido en Latvia que pasó más de 20 años de su vida construyendo un palacio en Homestead, Florida. Estaba dedicado a la memoria de su amor perdido, Agnes Scuffs, una adolescente de su ciudad natal a la que llamaba cariñosamente “Sweet Sixteen”. Cuando se comprometieron se llevaban diez años de diferencia y Edward fue un hombre feliz hasta el día antes de su boda en que Agnes lo abandonó.

Emigró a Estados Unidos y allí viajó, pasando por diferentes trabajos hasta que se instaló en Florida, por problemas de salud, para llevar a cabo la obra de su vida. Cómo Edward llegó a construir el castillo sin ayuda y sin maquinaria es un misterio. Como obtuvo los conocimientos para hacerlo otro, ya que no tenía estudios. Decía poseer los secretos de los constructores de las pirámides de Egipto y así debía ser, porque de otra forma, ¿cómo conseguía mover rocas de varias toneladas? Muchos dicen que le oían cantar cuando trabajaba (siempre de noche) y varios curiosos que se acercaron a investigar dicen haber visto rocas levitando en el aire, como si fueran globos. Son leyendas, pero lo cierto es que los arquitectos e ingenieros aún hoy no se explican como el Castillo de Coral puede aguantarse en pie sin ayuda de mortero. Las rocas encajan unas con otras de forma casi magnética...

El palacio es pura poesía, con escaleras de caracol de una pieza, muebles, observatorios astronómicos, las murallas, etc. Todo realizado en coral y hecho de forma totalmente artesanal. Las herramientas las fabricaba él mismo o las sacaba de automóviles de desguace.

La cifra 16 se repite por doquier, en los escalones y en las proporciones que utilizaba. Un gigantesco monumento al “amor que todo lo puede”. Con su sofá de sol, su cuarto del trono, la fuente de la luna, el rincón del arrepentimiento, la mesa para festín de enamorados... Todo estaba dedicado a Agnes, para cuando volviera, y a su futura familia.

¿Qué quieren que les diga? A mí estas cosas me emocionan.

23 comentarios:

Pussy Galore dijo...

ANUNCIO: "Busco hombre que levante un castillo a en mi nombre. Interesados contactad: Pussy Galore"

Markitos dijo...

ANUNCIO: "Busco persona interesada en limpiar dinero negro para levantar una urbanización de 300 chalets en medio de la nada. Algún Interesado"

Eso es amor y lo demás son tonterias. Aura ¿No te recuerda al castillo de la Reina de Corazones de Alicia en el país de las maravilas?

Aura dijo...

Sí, realmente es un mundo mágico.

fran le kinky dijo...

Señorita Pussy Galore:
Si le sirve yo tengo amplios conocimientos de albañileria, además de un gusto musical fuera de lo comun...
;))

Kepa dijo...

en fin, que la gente a veces se obsesiona hasta tal punto que se hace muy infeliz. Mejor no aferrarse a nada.

noemi dijo...

Muy lindo, sí, pero la construcción es demasiado sólida para los amores que en el fondo son efímeros...

Dr Zito sigue necesitando un exorcismo dijo...

Y como termina la historia?

Es hermoso apelar a la epica y luchar por un amor hasta las ultimas consecuencias. Si aquel o aquella lo merece, claro esta.

Pussy Galore dijo...

Sr. Kinky, o le puedo llamar Fran? que ilusion recibir una respuesta tan rapida. Fijese que a mi los albañiles simepre se me han dado bien. Alguno hasta me silva por la calle.
Ay, l'amour...

Aura dijo...

Él la esperó siempre, Zito.

Lo que Edward se merecía seguro que lo consiguió, por eso :)

Dr Zito dijo...

Me lo imaginaba.

Lo otro lo entiendo. Pero me da miedo.

fran le kinky dijo...

llameme como quiera :)
yo silbaría canciones de los 13th floor elevators, fijese usted :))

JON MIKEL ALTUNA dijo...

Pobre ingenuo, chica, qué quieres que te diga...

Aura dijo...

Pues ojalá el mundo estuviera lleno de ingenuos. De gente que construye, que cree en algo y actúa sin pedir nada a cambio.

Y no lo digo como un rollo hippie ni nada de eso... pero sí hay algo en lo que me gusta creer es en el amor. Por encima de cualquier cosa.

Nunca me ha gustado vestir de cinismo. Bueno, ya lo sabes Jon (sonrisa)

Dr Zito dijo...

Lo maravilloso solo ocurre cuando te expones como un estupido.

El Mantícora dijo...

¡Vaya, pero si es EXACTAMENTE lo mismo que haría yo si fuese un escultor latveriano, con la capacidad de adquirir un terreno en la Florida lo suficientemente grande como para construir un castillo, la técnica para levantar edificios mediante artes mágicas, y un abastecimiento ilimitado de coral!

Bueno, en realidad haría otra cosa. Pero que es algo admirable no cabe duda, ¿no?

Baldanders dijo...

Me fascina que tenga un "rincón del arrepentimiento". Yo me pasaría la vida en ese rincon.

Pussy: ¿ayudaría un poco que sepa cocinar?

El Vaugan dijo...

Esto... ejem... llamádme cínico si queréis pero... no sé vosotros, pero a mí me dejan plantado en el altar y lo primero que hago es cagarme en los muertos de la gachona en cuestión, después, si me da por levantar un castillo en su recuerdo, os aseguro que no estará hecho de coral, SINO DE M...


Saludos VideoRetardileS

Nicho dijo...

Si se hubiera casado con esa chica quizá sólo hubiera construído el rincón del arrepentimiento, aunque con señores como éste nunca se sabe.

Hellhammercito dijo...

Espero que no se ofendan pero...

... a mí me parece un poco cursi, por decirlo suavemente.

¡¡Saludos!!

The Big Kahuna dijo...

¿Y el ayuntamiento de Homestead le dio la licencia urbanística y los permisos reglamentarios para construir eso? ¿O lo hizo todo ilegal, como el octogenario señor este de la Catedral de Mejorada?

Aura dijo...

Cuando compró el terreno Edward no valía casi nada... Si le dieron permisos o no lo ignoro. Construyó una gran muralla para que nadie pudiese ver lo que hacía.

Hoy en día es una zona muy turística.

Anónimo dijo...

Trata de poner una piedra en el patio de tu casa aqui en miami y si lo logra de seguro la cuida te pone una multa, sin importar si eres ingenioso

Cosmius dijo...

Pero eso es ahora, en 1920 y 1930 esa clase de seguridad era casi inexistente, asi que el pudo darse el lujo de construirlo