miércoles, noviembre 05, 2008

Music And Sound Effects For Home Movies


Posted by
Lost Driver

En esta ocasión, desde el espacio que Aura me brinda quisiera invitarles a una reflexión. Así como en anteriores comentarios, no voy a escribir hoy acerca de un disco, un género musical o un artista concretos, si bien estas líneas toman como pretexto un soporte sonoro, más exactamente una cassette o cinta magnetofónica. En una de sus caras, podemos encontrar fragmentos musicales instrumentales, de índole diversa y que no suelen sobrepasar el minuto o minuto y medio de duración. Por el otro lado –o ‘pista’, como solía referirse también en este formato- hallamos una amplia muestra de efectos sonoros, representando ambientes callejeros, campanadas, sonidos de medios de transporte, de aparatos y máquinas, amén de un sinfín de sonidos naturales (viento, agua, truenos).


Aún siendo frecuente en nuestros días la disponibilidad de multitud de ‘discos de efectos’ o la existencia de grabaciones de campo dirigidas comúnmente a profesionales de la radio o la televisión, el gran público es por norma general, bastante ajeno a esta clase de productos. Hubo un tiempo en que la necesidad de sonorizar películas o seriales dio cobijo a un vasto género musical, la ‘library music’. Otro tanto sucedió con los álbumes de grabaciones exclusivamente basadas en fuentes de sonido naturales o ‘environmental recordings’, con una profusión de sellos discográficos dedicados por entero a esta tipología.


No obstante, la fenomenología de la que voy a hablarles tiene que ver más con el ámbito casero, y es que la cassette a la que me refiero en cuestión está fabricada por Eumig, una compañía austriaca fundada a principios del siglo XX, cuya principal actividad comprendía la producción de cámaras fotográficas, para posteriormente explotar el mercado de las tradicionales cámaras de cine domésticas en su versión más conocida: el Super 8.


Fue en la década de los 70 cuando se popularizó este formato, y de buen seguro que muchos de ustedes guardan todavía alguna película familiar perpetrada en uno de esos aparatos de filmación. Una característica del Super 8 era que no tenía posibilidad de capturar la pista de la banda sonora de lo que se estaba grabando. Con el fin de subsanar esta limitación, marcas como Eumig pusieron a disposición de todos los públicos una gama de elepés o cintas para embellecer las excursiones al campo, cumpleaños, salidas a la nieve o un soleado día de playa. Y para que los aficionados dieran rienda suelta a su creatividad, se incluían asimismo sonidos más propios del ámbito del espectáculo como aplausos, risas, o ruidillos humorísticos.


Es por esto que veo en este cassette algo más que la música y los efectos que contiene. La posibilidad de que las familias pudieran inmortalizar en sus hogares películas o cortometrajes basados en sus experiencias propias, es un bonito ejemplo de cómo el sonido y la imagen nos acompañan desde entonces en nuestra cotidianeidad, dando lugar a una nueva forma de arte –amateur, si quieren verlo así- en nuestras vidas. Tal vez hoy en día, y debido a la aceleración del desarrollo de herramientas destinadas al ocio y el entretenimiento, se tiende a un consumo más frío e impersonal, a la par que individualista, de algo que en principio fue creado para disfrutar en compañía de nuestros seres queridos.


Y es que yo pienso que en términos sociológicos, el uso de lo audiovisual no debería desviarse jamás de su cauce original. Es necesario compartir en el día a día nuestro tiempo libre con los que estimamos, pues resulta mucho más bello y edificante. Así que aquí les cedo unas muestras de las músicas que contiene este “Music And Sound Effects For Home Movies”, para que a su vez compartan ustedes estos momentos con sus amigos o familiares, que a su vez fueron la banda sonora de los instantes inolvidables de otras personas. ¡Que lo disfruten!


Lost Driver

1 comentario:

isolatednought dijo...

Gracias (me encanta el último párrafo)