miércoles, noviembre 28, 2007

Lil' Markie. Diary of an Unborn Child


Posted by
Lost Driver

Uno, que es por lo general curioso, y más concretamente apasionado del sonido y sus múltiples facetas, no sólo como fenómeno físico o artístico sino también sociológico o cultural, no pudo dejar de asistir a una actividad celebrada en el auditorio del MACBA en el contexto de la onceava edición del festival de música experimental LEM, celebrado este octubre de 2007, como de costumbre, en el barcelonés barrio de Gracia.
La organización corría a cargo del colectivo Alku. Un cordial saludo para ellos.

Se trató de una conferencia que proponía, con el sugerente título de “Less-Lethal: Armes sòniques no letals”, ilustrar acerca de la manipulación del individuo ejercida por medios sonoros. Dado que mi interés en el tema había surgido, primero a través de las perversas reflexiones que presenta Genesis P. Orridge (miembro de la seminal banda de “música industrial para gente industrial” Throbbing Gristle) en su ensayo sobre el muzak como producto de consumo altamente dañino para la sociedad de masas, y más tarde gracias a experiencias cotidianas, esperaba encontrarme con una exposición del fenómeno en estos términos. Sin embargo, no se habló del uso maligno de mensajes subliminales insertados en los hilos musicales de los supermercados o de la relación intrínseca entre las producciones de discos de prístino sonido de mediados de los 70 y el auge del consumo de la heroína.

Las denominadas ‘armas no letales’ en su vertiente sonora, desempeñan su función estos días en las contiendas bélicas o como forma eficaz y atroz de tortura auditiva. El ‘arma sónica’ es arrojada en la zona de conflicto para menguar la capacidad del adversario. Algunos infernales disparadores de ultrasonidos son utilizados por los ejércitos, amparados bajo el poético epígrafe de ‘prototipos en fase experimental’.

No obstante, al igual que los populares ‘educational films’ diseñados para concienciar a la maleable juventud norteamericana de las décadas de los 50 y los 60 sobre una u otra pecaminosa actitud, los discos con ‘mensaje’-dejando de un lado la curiosa práctica del ‘back-masking’- fueron ya ‘armas sónicas’ de pleno derecho cuyo encanto reside en las retorcidas maniobras llevadas a cabo por los productores discográficos de la época. Es el caso de Lil’ Markie, cuyo tema llamado ‘Diary of an unborn child’(1980) es de escucha altamente recomendable para los amantes de las rarezas y todo arqueólogo musical que se precie.

Para empezar, hay que hablar del empleo de un formato tipo ‘spoken word’ combinado con un proceso de transformación de la voz humana en un tema destinado al público ‘mainstream’ y con carácter moralizante –en el terreno del ‘underground’ y lo experimental ya habían surgido varios pioneros de ello-. Una vocecilla dulce, a la vez que aterradora que representa a un feto, nos habla desde el interior del vientre de su madre. Nos es relatado, a modo de diario personal, la evolución de su gestación y sus primeros pensamientos entorno a sus progenitores en un tono tierno, próximo a lo lacrimógeno y que busca conmover al oyente. Un fondo de piano eléctrico edulcorado e idílico sirve de perfecto contrapunto al feliz acontecimiento. Poco a poco vislumbramos el inminente nacimiento hasta que de repente, el feto ‘escribe’ en su diario que su madre “lo ha asesinado”.

Tras el estupor inicial, lo que sigue deja bien atónito: la descripción se convierte entonces en un tema musical interpretado por este niño nonato en el que, atormentado no deja de preguntarse “¿por qué lo hiciste, mami?”.

La improbable cancioncilla finaliza, y con la sangre ya helada somos asaltados por una voz adulta, cristiana y recta, que cita pasajes bíblicos que versan sobre la matanza de los santos inocentes y su profundo significado en nuestra cristiana vida. En resumidas cuentas, nos hemos tragado un ‘single’ anti-aborto como si nada. Fascinante y perverso a partes iguales, nos hallamos frente a un material que destila crueldad y premeditación. Con todo, tengo que confesar que la complejidad de tal operación me induce a ver el asunto desde una óptica humorística no exenta de respeto. Dios nos habla en los vinilos: ¿no era la música pop un invento de Satanás?...

Escuchen:


9 comentarios:

fran le kinky dijo...

vaya tela!
a mi a veces me da la sensacion de que los que utilizan la musica para estos fines malignos, son los que mas rajan de ella diciendo que es la musica del diablo y tal....

Aura dijo...

Lil' Markie es una de las escuchas más inclasificables de mi vida, Lost Driver. Y ver el youtube del enlace con ese predicador vestido de amarillo poniendo una voz poseída por el helio es el terror, y la risa...
No words.

Higronauta dijo...

Grandioso tema, que como bien afirma, fascina en tanto que aterra (el añadido de la voz nasal-apitufada del feto produce ciertas reminiscencias oníricas con la Semilla del diablo o cintas por el estilo).
Desde que descubrí esta temática, he ido buscando e indagando, más de tarde que de en vez, en busca de cotas superiores pero ya le digo que es harto complicado. Quizás el tema de las Mormon Kids (creo que así se llamaban) sea igual de adoctrinante, aunque aquí hay mucho más lírica, sobre todo cuando entonan su iniciático «When I grow up, I want to be a mother, and have a family, 1 little 2 little 3 little babies of my own.»Junto a estas y a mi querida Little Marcy la trilogía del abismo está completa.

Y ahora que recuerdo, tengo pendiente una delicia higronáutica muy acorde con el tema de hoy. En breve...

el brujo don carlos dijo...

Lo siento, pero no me atrevo a escucharlo :(

el loco oficial dijo...

Esta entrada me ha encantado, como melómano que soy querida. Soy un gran fan de Throbbing y de la música industrial en general, ahora mismo estaba escuchando filth pig de ministry.
Me ha recordado también las ganas que tengo de ir a Barcelona al festival que menciona.
Y cómo no, de la maravillosa escena con la cabalgata de las walkirias de wagner cuando bombardean con napalm en apocalypse now para volver locos a los charlies.
Me ha vuelto a recordar que tengo unos post musicales pendientes...gracias por nutrirme, de momento ayer ya lo hizo con sus comentarios y volví a publicar.
Voy a escuchar ahora mismo esa rareza. Un saludo.

Enrique Ortiz dijo...

Ufff, no recuerdo el título, pero buscaré y traeré aquí un disco reciente que intenta ser una experiencia de tortura auditiva. Un beso, Aura.

Enrique Ortiz dijo...

Ya: se trata de Less-Lethal Vol.1 (http://personal.ilimit.es/principio/less-lethal.html)
"Se invitó a once artistas sonoros a componer una pieza que pudiera ser empleada como un arma en un conflicto bélico, Los temas resultantes encaran el tema de maneras muy diversas. Explorando las posibilidades del rango dinámico y de frecuencia, la estructura, el contenido latente o varios aspectos del campo de la psicoacústica."

Está por oir, así que no sé nada más. Un beso, Aura.

Lostdriver dijo...

En efecto, sr Ortiz! Less-Lethal vol 1 es el CD que uno podía adquirir en la conferencia del MACBA a la que hago referencia al principio del post. Bueno... digamos que es un material para el que "hay que tener el día", vamos.
Ya nos dirá por aquí que tal!

Un saludo!

acidhead dijo...

¡Señor mío! No sé de donde ha sacado usted ese tema pero si tiene usted el LP y lo ha escuchado, ahí va mi reverencia.
De hecho, hay varios volumenes de Lil' Markie.
Sí, son discos de temática cristiana (y weirdos como ellos solos).
Saludos.