viernes, abril 21, 2006

Inflatable Church

Para que luego digan que en Internet no se encuentran cosas útiles. Sin ir más lejos ayer me encontré con esta valiente iniciativa para quienes tienen cierta prisa en casarse. Si en la iglesia no consiguen fecha para la ceremonia que tanto esperan no se preocupen, para eso se ha inventado la Iglesia Hinchable.

Imagino que venderán también algún inflador para ayudar a los pulmones en tal ardua tarea, lo que es cierto es que es un invento bien práctico y confortable. Con sus torres hinchables, su órgano hinchable, el altar, pulpito, candelabros, una cruz dorada hinchable… en definitiva, todos los detalles que harán aún más bonito ese día.

Miren sino que aura de felicidad parece invadir a los invitados, la luz celestial está ahí dentro, ejem, sí, entra por las falsas ventanas de plástico.

Me encanta una de las frases que aparece en la página: ¡No hay problema con los tacones!

20 comentarios:

Baldanders dijo...

¿El cura será hinchable tambien? Deleite para algun que otro fetichista.

Aura dijo...

Jajajaja, fue una de las cosas que pensé Baldanders.
Bueno, más bien me imaginé a toda la concurrencia hinchable.

el brujo don carlos dijo...

También puedes hincharla con hidrógeno y celebrar la boda en las alturas :)

Higronauta dijo...

Interesante propuesta a tener en cuenta. Lástima que desde que viera en los maravillosos documentales de Japanorama que existe la posibilidad de casarse en el parque temático de Hello Kitty en japón, en medio de gatitas blancas y cantidades ingentes de kistch, tenga decidida ya la localización de mi futurible enlace.

Aura dijo...

Lo de las Vegas está ya muy visto, ¿no?

Horrorscope dijo...

Si me caso ya se donde. Gracias Aura.

Pussy Galore dijo...

Yo prefiero casarme en el elefante.
Pese un buen finde, Aura, yo no me voy a despegar de la butaca. Besos!

Markitos dijo...

Ahora solo me falta la novia.

Aura dijo...

Pase un buen fin de semana también Pussy, yo seguramente voy a ver una obra de teatro de Arrabal y al cine, claro, que dan un ciclo de Anthony Mann mmmmm

Markitos: la mejor respuesta xD

Dr.Benway dijo...

Ojo cuántas posibilidades, en vez de colchoneta hinchable este verano a la playa todos con nuestra iglesia hinchable, incluso con unos arreglillos podremos hacer ceremonias a Dagón y madre Hydra jejejejeje

Illuminatus dijo...

Si los aliados colaron a los alemanes los tanques y los aviones hinchables en el 44 yo ya me creo todo en estos chismes.

XTN dijo...

Pues precisamente no fué en una iglesia en lo primero que pensé al ver esa entrada tan… sugerente… : P

¡Besos y buen finde!

The Big Kahuna dijo...

Pero, ¿y por qué sólo la anuncian para bodas? Con el mercado potencial que hay para todo tipo de celebraciones sacras: comuniones, bautizos, o hasta misas convencionales. O para las convivencias de las parroquias, que se la pueden llevar en el maletero del bus...

noemi dijo...

No es ninguna novedad: sólo así logré casarme: en una iglesia inflable y con un hombre inflable. Me ha salido muy práctico todo.

JON MIKEL ALTUNA dijo...

¿Sólo tienen una? ¿Tendrán alguna de gótico flamígero para mí? Sí, quiero.
Por cierto que vaya suerte vivir en Barcelona, supongo que irás a ver El arquitecto y el emperador de Asiria, ¿no? Onanista, surrealista, pánico y edípico, qué suerte Barcelona... jopé. Besos.

Nicho dijo...

Siguendo con lo que dice Noemí, pero a la viceversa, sería un buen sitio para que Gómez de la Serna, y Luis García Berlanga, entre otros, se casasen con su muñeca hinchable, tan tierna, amable y manejable.
Todo ello en un ambiente ciertamente sofocante: el plástico produce bochornos.

Azid dijo...

Aquí ni hablar de eso, que las señoras lo joderán todo con las peinetas...

J.Álvarez dijo...

Sí.. tiene sus ventajas... es más grande que una muñeca hinchable y más romántico que un flotador... XD ¡¡¡Digo esto en un vano intento de decir algo bueno de ella, jua,jua!!! XD El caso es que en el fondo e gusta... :)

Rain dijo...

Niet, nada inflable, niet :)

y sin embargo qué delicia para que mi niño y yo juguemos y más si nos damos el gusto al final de darle pinchazos con el compromiso de pagar los daños y perjuicios :)

Hijo Tonto dijo...

casarse en las vegas nunca estará mal, nunca dejará de ser una de las tres mejores formas de contraer matrimonio.