viernes, abril 28, 2006

Visiones apocalípticas de Alexander Scriabin.

Alexander Nikolayevich Scriabin nació en Moscú una Navidad de 1872 y murió durante la Pascua de Resurrección de 1915, aunque ignoro si esta curiosidad en las fechas fue lo que le llevó a escribir en uno de sus secretos diarios filosóficos “Yo soy Dios”.

Afamado pianista en vida, a pesar de sus manos que eran demasiado pequeñas para ejecutar algunas piezas, su proyecto más ambicioso era desarrollar un trabajo multimedia en el Himalaya que trataría sobre el Armageddon.

La teoría del Superhombre de Nietzsche y la teosofía de Mme. Blavatsky le habían influido muchísimo en su obra y en su concepción musical (incluso fue a Londres a visitar la habitación en que Helena Blavatsky murió). Dane Rudhyar, teosofista y compositor, escribió que Scriabin fue "el gran pionero de la nueva música del renacimiento de la civilización occidental, el padre de la música del futuro".

Pero vuelvo a su proyecto megalómano en el Himalaya que nunca logró concluir: La pieza iba a llamarse “Mysterium” y se representaría durante siete días, emulando la creación del mundo, en las faldas de la montaña. Según Scriabin se trataría de "una grandiosa síntesis religiosa de todas las artes que anunciaría el nacimiento de un nuevo mundo". Después de su ejecución el mundo se disolvería en éxtasis.

La representación incluiría música, olores y danza: unas campanas suspendidas de las nubes convocarían a los espectadores, los preludios serían como sonrisas y las codas como puestas de sol. Habría llamas en forma de rayos de luz, lenguas de fuego, perfumes que se esparcirían en el aire…

Todo este complejo montaje proviene de la teoría de Scriabin de que la música no es “solo” música. Scriabin creía en la idea de “Obra de Arte Total” que había asimilado de Wagner y buscaba una simbiosis entre filosofía, religión y arte que a través de la música produciría el éxtasis. A través de sus ritos musicales quería recuperar la historia antigua del poder mágico. Habitualmente para sus composiciones musicales no sólo requería el aparato orquestal, sino que utilizaba proyectores que reflejaban unos colores que el había predeterminado y que estaban en sincronía con la música. En sus partituras había un apartado especial para sus “Luces”. Además de toda la parafernalia que había ideado para su obra magna el “Mysterium”.

Lástima que se quedara en una utopía y que nunca llegara a realizarse.

17 comentarios:

XTN dijo...

Vaya, como un Jean Michel Jarre del siglo pasado, pero a lo grande. Manos pequeñas, pensamientos enormes. Aunque, la verdad, siete días de "éxtasis" son demasiados para mi.
Saludos y bon weekend. : D

el brujo don carlos dijo...

Un precursor de la psicodelia, diría yo. A saber qué se metería en el cuerpo...

Aura dijo...

Jarre pobre, no inventó nada nuevo. Y sí, grandes motivaciones debía tener, Brujo.

Buen fin de semana (largo). Hasta el martes.

Pussy Galore dijo...

Los hay ambiciosos...

Markitos dijo...

Un poco grandilocuente

Illuminatus dijo...

La diferencia entre este señor y don Aleister Crowley es que este último escondía un gran sentido del humor y un enorme doble sentido en toda su obra. Lo que otros toman por místicismo es filosofía iniciática.

Kalimero dijo...

Un Florentino Perez o Michael Bay de principios del siglo XX: burro grande ande o no ande.

Saludos.

dr. vase dijo...

unos ramitos de delirios os mandaba yo a cada uno (con mucho gusto) para cruzar este puente sin pensar un instante que todo tiene un final.
salud.

noemi dijo...

Bah! que exceso de crítica a la megalomanía! qué delicados todos!

The Big Kahuna dijo...

Vaya, gracias por darme a conocer a este increíble personaje. Parece una especie de Fitzcarraldo multidisciplinar.

roberto dijo...

Otro personaje megalomaniaco y delirante para usmar a la infinita cantidad de ellos

y la verdad eso de la obra de arte total siempre me ha parecido medio insensato. si la verdad es que l odivertido del arte es que no totaliza sino que da una vision parcial
Para una cosa total tenemos la vida =)

Rain dijo...

De los delirantes es el reino de los cielos.

roberto dijo...

bueno, por eso mismo yo soy ateo =)

K. dijo...

Tu catálogo de personajes es exquisito :-)
Quién sabe, tal vez alguien termine este proyecto... como una catedral :-)

Higronauta dijo...

Esto... ¿se conoce porque no terminó su epopeya musical?

Aura dijo...

Creo que murió antes de terminarla. Pobre.

Higronauta dijo...

Lástima...