martes, mayo 16, 2006

Edward Mordake y su gemela diabólica

En “Anomalies and Curiosities of Medicine” leo este precioso cuento de un joven atado al bello rostro de su hermana diabólica:

“Una de las historias más raras así como de las más melancólicas de la deformidad humana es la de Edward Mordake, quien iba a ser el heredero de una de las familias más nobles de Inglaterra. Sin embargo nunca reclamó el título y se suicidó a los veintitrés años. Vivía en un retiro absoluto, evitando las visitas incluso de los miembros de su familia. Era un joven de grandes conocimientos, un buen estudiante y un músico de rara habilidad. Su figura era remarcable por su gracia natural, y su rostro –su rostro natural- era como el de Antinoo. Pero en la parte de atrás de su cabeza había otra cara, la de una chica muy guapa, “adorable como un sueño, atroz como un demonio”. El rostro femenino era una mera máscara, “ocupando sólo una pequeña zona de la parte posterior del cráneo, aunque mostrando signos de inteligencia de aire maligno”. Se la había visto sonriendo y burlándose mientras Mordake lloraba. Sus ojos seguían los movimientos del espectador, y sus labios se movían sin cesar. La voz era inaudible pero Mordake aseguraba que durante la noche no podía conciliar el sueño debido a los odiosos susurros de su “gemela diabólica” como él la llamaba, “que nunca duerme, pero que me habla de tales cosas de las que sólo se oyen en el infierno. La imaginación no puede concebir las tentaciones espantosas en las que me envuelve. Por alguna imperdonable maldad de mis antepasados estoy cosido a este demonio – porque estoy seguro que es un demonio. Yo ruego y suplico para que lo eliminéis del mundo, aunque yo muera”. Estas eran las palabras del desventurado Mordake a Manvers y Treadwell, sus médicos. Aunque lo vigilaban constantemente consiguió procurarse veneno, debido a lo cual murió, dejando una carta en la que pedía que la “cara demoníaca” fuera destruida antes de su funeral, “para que no continuase con sus espantosos susurros en la tumba”. Por petición propia fue enterrado en tierra baldía, sin ninguna lápida o marca que dejara constancia de su tumba”

Tom Waits le dedicó una de las canciones que realizó junto a su mujer Kathleen Brennan para el montaje de Robert Wilson de la obra "Alice", inspirado en el País de las Maravillas. Les dejo este enlace a la letra de la canción por si sienten curiosidad.

19 comentarios:

Markitos dijo...

Vaya, todo el mundo tiene dos caras (e incluso más) pero esto es demasiado literal.

el brujo don carlos dijo...

A mí esto me parece una metáfora del matrimonio. Incluso de noche oyes los ronquidos de la otra parte, etc.

Higronauta dijo...

Esto lo he visto/vivido/soñado yo en algún lado, y tristemente, por más que exprimo mi denostada neurona, no consigo recordar de dónde... Maldita cabeza...

Nicho dijo...

Muchas gracias Aura, me parece un cuento magistral.

dame pánico dijo...

de repente me ha acordado de "how to get ahead in advertising" una delirante comedia británica del 89 (dir. bruce robinson) donde el prota (un estressado publicista que trabaja en una campaña para productos dermatológicos)) se ve amenazado por un garno que le sale en el cuello que poco a poco adopta la fisonomía de su propia cabeza y también sus funciones hasta el punto de invertir los papeles...y es que somos víctimas de nuestra propia naturaleza. podemos tolerar e incluso amar los demonios de los demás pero jamás los nuestros.

Marta Manta Raya dijo...

Me suena esa película..El actor es un conocido secundario maligno británico...¿Cómo se llamaba?

Marta Manta Raya dijo...

Richard E. Grant, se llama la criatura

Pussy Galore dijo...

.... que alguien la haga callar!! me está torturando!! me quiere devorar el cerebro!

Crazy J! dijo...

Tiene todos las papeletas para ser eso, un cuento, aunque algunos expertos lo consideran un caso real (al menos en parte), ya que ha habido casos como el de Pascual Pignon, con una minicabeza que crecía encima de la suya original, que miraba y hacía muecas.

noemi dijo...

Aura: todos tenemos demonios persecutorios dentro, pero en el caso de las personalidades psicóticas, éstos toman características muy "realistas" y concretas. Ellos les ponen forma, y casi nombre y apellidos. Los no psicóticos sólo sentimos ansiedades y culpas...
Están preciosos tus artículos.

Aura dijo...

Gracias Noemí :)

No conozco la película que citan arriba ("How to get ahead in advertising") pero parece todo un fenómeno esto de los apéndices parlantes. Incluso Pussy parece amenazada por uno de ellos...

El Mantícora dijo...

Disculpe la vulgaridad, pero es que me caigo de culo.

Illuminatus dijo...

Creo que leí un manga de Junji Ito (Uzumaki) sobre algo de eso. O algo igualmente repugnante y retorcido...

bitxuverinosa dijo...

buenas

pensé que tal vez te interesaría visitar este nuevo blog dedicado al Gran Tom Waits

http://maquinadehuesos.blogspot.com

y si no, pues no pasa nada

sigue siendo mala

Horrorscope dijo...

Que historia más triste la de este hombre... por supuesto mi DIOS y SU MUJER eran los únicos capacitados para componerle una pieza musical.

nosthegametoo dijo...

Yo no supe de la vida y el problema de Eduardo Mordake. Gracias para compartir. Tendré que aprender más acerca de él.

Anónimo dijo...

Irene Gracia escribió una bella novela inspirada en esta historia, Mordake o la condición infame se llama. Más información aquí http://www.geocities.com/irenegracia/mordake.html

Anónimo dijo...

pueden encontrar mas informacion acerca de Edward (porque aun no se sabe si era hermana o hermano) y sobre otro caso tambien bastante peculiar en www.thehumanmarvels.com

Miriam dijo...

Leí hace años un libro de Per Olov Enquist, creo que fue "El ángel caído", en el cual había un relato que describía minuciosa y angustiosamente una historia que seguramente esté basada en este personaje. Recomiendo vivamente este libro.