lunes, mayo 15, 2006

De lo Fantástico Visionario (V): El Teatro Trágico de Monsù Desiderio

La primera vez que tuve contacto con la figura de Monsù Desiderio fue en la estupenda exposición que se organizó en el CCCB en el 2003: “La ciudad que nunca existió. Arquitecturas fantásticas en el arte occidental” sobre arquitecturas imaginarias de desde la época romana hasta la actualidad.

Los espacios fantasmales, un escape para la imaginación, que creaba el pintor napolitano me sedujeron muchísimo pero cuando intenté buscar información sobre el artista no encontré nada, el vacío más absoluto. Apenas hay un catálogo bastante mal documentado sobre Desiderio de una exposición monográfica que se hizo de su figura en Metz el año pasado.

Lo que se conoce de él es esto: Al parecer los cuadros que se conservan con su firma pertenecerían a dos artistas diferentes del siglo XVII procedentes de Lorena que trabajaban en el mismo taller napolitano. Didier Barra, un pintor bastante convencional que hacía principalmente panorámicas de Nápoles por un lado, y los caprichos arquitectónicos de François de Nomé por otro, caracterizados por una acumulación de elementos decorativos y una imaginación desmedida.

François de Nomé sería pues el artista enigmático de escenarios apocalípticos. Les adjunto algunas de sus obras que en mí provocan un auténtico síndrome de Stendhal. La mayoría de estos artificios extraños son ventanas a una pesadilla sensual, el telón de fondo de nuestros miedos y nuestras conquistas.

Edificios inexistentes que a menudo aparecen sumergidos en el caos, azotados por los elementos: temblores de tierra, incendios… Sus habitantes, si es que los hay, aparecen diminutos al lado de las arquitecturas desmesuradas; y las galerías, escaleras, columnas salomónicas, esculturas, inundan el espacio en un horror barroco.

Una puerta al fin del mundo. No hay lugar para el reposo, ni los cuadros de Desiderio son terrenos habitables, son estancias en las que uno no debe estar, evocadas desde el sueño pero inapropiadas para la vida. Uno se sofoca ante sus excesos, ante sus rincones oscuros que parecen poseídos por alguna maldición.

Laberintos de la mente, teatros para nuestras fantasías… ¿Quién no ha deseado perderse en el límite entre el interior y el exterior?

Más mundos fantásticos:

De lo Fantástico Visionario (IV): “Edipo y la Esfinge” de Gustave Moreau.

De lo Fantástico Visionario (III): Peter Milton. Proyecciones de un pasado perdido.

De lo Fantástico Visionario (II): Virgil Finlay. Ilustrando los Horrores de Lovecraft.
De lo Fantástico Visionario: La Isla de los Muertos (no se pierdan la fantástica reseña del cuadro de Böcklin en Días del Futuro Pasado)

18 comentarios:

Kalimero dijo...

Unos dibujos muy inquietantes e imaginativos los dibujos del Francois Nomé este, del que tengo que reconocer que no había escuchado hablar nunca.

Saludos.

Markitos dijo...

Me recuerda mucho a los escenarios que se veían en las películas antiguas. Y este pasado viernes volví a ver la película de Terry Gillian "Las aventuras del Barón de Munchasen(como se escriba)" donde en la luna aparecía algo parecido a la obra de este hombre.

Marta Manta Raya dijo...

Tienes um blog hipnótico....

el brujo don carlos dijo...

Qué buena labor de investigación.
No conocía a este artista (o artistas).
En cuanto a esas ciudades, están bien para pasar unos días, pero yo no me quedaría a vivir, je, je.

kuroi yume dijo...

Hay un manga que me absorvió desde la primera página y era, sobretodo debido a la arquitectura que presentaban sus escenarios: ciclópeos macroedificios de retorcida estructura industrial, absurdos en su enormidad y variedad. Complicados, de lineas rectísimas y llenos de recobecos...
Además de un diseño de personajes fantásticos.

No sé. Echále un vistazo si puedes, se llama "Blame!" de Tsutomu Nihei.

Este es un pequeño ejemplo:
http://www.cyberiacafe.ch/Tsutomu/Blame/Calendrier.html

Tienes todo el cómic aquí en inglés: http://jackera.box.net.pl/Blame!/

Aura dijo...

Mil gracias por los enlaces Yume. Tiene muy buena pinta.

Baldanders dijo...

No estoy muy seguro, pero creo que hay un libro de la colección "Los signos del hombre" de FMR, dedicado a este pintor. Voy a investigar. Saludos Aura.

Pussy Galore dijo...

Si los sueños de la razón producen monstruos, imaginese lo que produciria vivir en en un lugar asi :)

dame pánico dijo...

me imagino el palacio del conde de lautremont colocado en el centro, bien a la vista, desafíando a la tragedia, mejor dicho llevándola consigo.

Aura dijo...

:)

Crazy J! dijo...

No habia oido nunca hablar de este gran señor, pero me su arte me ha cautivado, para adentrarse en una de sus torres de babel fantásticas y perderse entre sus pasillos... ¿Parece que me ha gustado no? ;-)

Higronauta dijo...

Un buen lugar para elegir como destino para pasar una temporada en el infierno, a qué negarlo.

noemi dijo...

Algo así ha de ser el infierno de los inFerneteros (usuarios asiduos de blogs e Infernet).

Horrorscope dijo...

Y lo cierto es que duele tanto no perderse en ese universo más allá de los sueños de un pobre e insignificante mortal...

K. dijo...

Hay algo en esta ciudad que me atrae... como a un pionero, a und escubridor... entrar pudiendo sobrevivir a una ciudad furiosa y malvada... no muy distinta a ésta...

Illuminatus dijo...

Lo de Blame se lo respaldo yo también. Es arquitectoparanoico, como leí por ahí una vez. Ahora, la trama... a mí se me escapa algo del final todavía.

roberto dijo...

definitivamente, uno quisiera vivir en una icudad asi y no en Santiago de Chile que es espantosamente prosaica...
No se ud, pero a mi me late que Gaudí vio estos cuadros en algún momento de su vida.
Y ya que estmoas en ciudades fantásticas estos lienzos serían perfectos para ilustrar Las ciudades Invisibles de Italo Calvino...

(si, hoy me levante culto.. prometo no volverlo a hacer en mucho rato... =)

J.Álvarez dijo...

Las imágenes, acompañadas de tu forma de describirlas, Aura, me han puesto la carne de gallina... :D
Si pudiera agregaría estas sección a mis favoritos! ;p