martes, enero 29, 2008

A 45 RPM!! Bongo Rock


Posted by



7. The Incredible Bongo Band. Bongo Rock/ Bongolia.

Mmmmh Ahora que estoy tranquilito en el trabajo, evoco los sonidos de bongos y las trompetas que me recuerdan el último disco que he estado escuchando esta tarde, el cual también entra en mi lista de favoritos. Clásico silbable, y otra vez un Discoteque Special que, se lo aseguro, nunca falla a la hora de pincharlo. Recuerdo esa tonadilla de viejas allnighters, y todos los modernistas y souleros evolucionando en la pista, casi casi igual que cuando lo pincho yo en el Bar Circus mientras el sector más costrosillo de mis fans me piden que ponga más ska...

Este disco de ritmos latinos de pregunta y respuesta, porque a mí las evoluciones Percusión/Vientos de esta canción me recuerdan a esas ancestrales tonadas del África misteriosa, también tiene una curiosa historia, que me remonta a mis días de spleen de Semana Santa del año pasado, esa que se pasó toda la semana lloviendo. Estaba en casa de mi amigo M., incipiente coleccionista de discos y bon vivant, y me estaba mostrando su última bizarra adquisición: Un pick-up de los años 50, con una pinta de destrozadiscos increíble, con cierto encanto, eso sí. En esas que para probarlo, me enseña un disco y me dice: “Mira lo que pillé el otro día en el Cash Converters por un euro”. Sí, amigos: el Bongo Rock. Yo estaba verde de envidia ¿Por qué esas cosas nunca las encuentras tú? ¿Por qué cuando vas al Cash Converters sólo encuentras discos de cuentos y de Miguel Bosé? Era injusto. Yo quería ese disco. Pensé incluso en robárselo.

Total, que fue transcurriendo la semana lluviosa y días después estaba enfrascado en una aventura urbana con el conocido de ustedes Lostdriver; íbamos en busca de una tienda de discos fantasma (no quiero extenderme demasiado, así que esta historia se la contaré en otra ocasión) y, tras el fracaso de nuestra misión, estábamos avituallándonos con unos amigos en un bar de Gràcia, cuando suena mi móvil. Era M., que estaba en casa de E. (conocido dealer de la ciudad condal) y que tenía una copia del Bongo Rock, que si la quería. ¡Jolin! ¡Pues claro que la quería! La verdad es que me hubiera hecho más ilusión encontrarla en un rastrillo, o en el desván de mi abuela, pero, que diablos, que un colega te llame por teléfono diciéndote que tiene una copia del disco donde sale la canción que no puedes quitarte de la cabeza, pues no está nada mal ¿no creen?

Pues eso, una historieta un poco bobalicona por mi parte, pero que a mi me hace gracia recordarla, como esa semana santa de lluvias, spleen, discos bailongos y pick-ups….

Fran Le Kinky


7 comentarios:

Aura dijo...

Que bien repartidos están los Bongos: usted pincha el "Bongo Rock" y yo el "Apache" :P

fran le kinky dijo...

buenisima tambien!
esa tiene una introduccion con trompetas de las que me molan, de esas que me hacen dar palmadas mientras bailo...:)

Enrique Ortiz dijo...

De bobalicona, nada. Es una historia maravillosa (me gusta mucho la historia que rodea a una canción) y una canción que no conocía, como siempre, y que descubro. Gracias y un saludo, Fran.

Higronauta dijo...

Coincido con don enrique, toda rememoración del instante de encontrar una joya ansiada o sorpresiva, es, simplemente, deliciosa. Como el tema con el que nos regala hoy los oídos, sobra decir. Vuelvo a la pregunta clásica: ¿de qué año es este disco?

Y, por cierto, ¿a que Cash and Converters va usted que solo encuentra discos de cuentos (espero que sean de la serie Cuentacuentos, por eso)??? (A veces me da la impresión que soy el que se lleva los golosos restos vinílicos y cassetteros que nadie quiere... y un servidor que se queja).

Lostdriver dijo...

Lo de la tienda fantasma... me acuerdo, me acuerdo. Que grande...

Un saludo bobalicón... (pio,pio)

fran le kinky dijo...

buenas. La canción es del año 73, y lo de los cash converters es un tema que maneja mucho mejor la autora de este blog ;)
Un saludo y gracias por leerme!
:))

Anónimo dijo...

Yo tengo ese mismo disco , sabrías decirme que precio tiene