sábado, enero 24, 2009

Educación Sexual

Elisabetta Leslie Leonelli


Una vez una joven, desnuda, se metió en la cama de San Bernardo mientras dormía. Notándolo el santo, cedió en silencio la parte que ocupaba en el lecho, y volviéndose de espaldas se quedó dormido.


No menos ilustrativa es la experiencia de San Antonio. En una ocasión el Diablo le tentó, presentándose como un perro lúbrico y no hemos de extrañarnos al saber que el santo no tardó en rechazarlo con la mayor energía...

5 comentarios:

brujodoncarlos dijo...

En realidad ellos sabían que tanto la joven como el perro eran el diablo. Que si hubiesen sido de verdad...

Anónimo dijo...

Polla dura no cree en Dios, dice mi querido padre.
(Saludos desde el sur, niña...)

Borja F. Caamaño dijo...

Y no deja de ser curioso, ¿no?

Saludos desde el Otro Lado

Möbius el Crononauta dijo...

Yo me quedo con lo que decía Guillermo de Baskerville.

Saludos

David S dijo...

Lo del perro lúbrico también lo hago yo. Ahora, lo de la joven desnuda no se lo cree ni "Dios". Por otra parte, tampoco se especifica si esa joven daba asco o no. Que, si es que sí, el tal San Bernardo sería santo, pero no tonto. Vamos, digo yo...