jueves, abril 17, 2008

Unas anécdotas sobre la desigual carrera en la meca del cine de Fortunio Bonanova

Posted by Xavi Sans







De Josep Lluís de la Bonanova a Fortunio Bonanova:

Nacido en el seno de una familia burguesa en el pasaje de la Bonanova de Mallorca, Josep Lluís fue un niño consentido y malcriado.

Más adelante su padre le repudiará por ser demasiado frívolo y aficionado al "lumpen" y al juego.

Ha descuidado sus estudios de "bel canto" y frecuenta los cabarets y los espectáculos de "variedades".

Contrariamente a la opinión que siempre tuvo se sí mismo, nunca fue un tenor ni un actor demasiado bueno, dejémoslo en "embaucador"; lo que sí fue un mujeriego impenitente, un Tenorio barato que quería ponerse el mundo por montera desde muy jovencito.

MADRID, A FINALES DE LOS AÑOS 20:

Tras una larga época en dique seco, haciendo cine español muy malo e intrascendente, de los estudios madrileños Chamartín le llaman para interpretar el papel principal del film "Don Juan Tenorio" de José Zorrilla, -que José Luís de la Bonanova debía conocerse de memoria-; ésta iba a ser la primera película hablada del cine español.

El mayor presupuesto de la época en una película española iba a ser invertido en su producción, pero el rodaje se "gafó" desde su inicio.

Varios millones destinados a la financiación del film desaparecieron como por arte de magia de la noche a la mañana,-se sospechó que José Luís Bonanova los había robado, tenía deudas de juego-; y tuvieron que continuar rodando con un presupuesto muy ajustado y decorados de cartón piedra, como en el teatro.

Estaban casi a mitad del rodaje cuando a una actriz del film la encontraron muerta en una pensión, se paró el rodaje, hubo una investigación, se reanudó el rodaje con otra actriz, consiguió terminarse como buenamente se pudo,- ya que el productor, Benito Perojo tuvo que costear de su propio bolsillo la fianza del principal sospechoso en el oscuro crimen-, ¿adivinan quién es?; ¡efectivamente!: El joven y mediocre Tenorino y gran mujeriego Josep Lluís de la Bonanova.

Tras el fiasco comercial del "Tenorio", Josep Lluís lanza una inconsciente promesa:

-"Me voy a Hollywood, aquí no saben hacer ni cine, a partir de ahora me llamaré FORTUNIO: por la gran fortuna que voy a hacer, y BONANOVA: porqué no soy como ésos caballas que olvidan sus orígenes en cuanto triunfan, además "Bonanova" significa: "Buena suerte" en mi tierra".

Con el dinero que le da su padre, el recién bautizado Fortunio Bonanova embarca para "el estado del oro", en el viaje no está solo, le acompañan su mujer y su cuñada.

Huye de la mala fama que se ha labrado en Madrid.

FORTUNIO BONANOVA TRABAJA PARA ORSON WELLES:

En Estados Unidos, Fortunio Bonanova pasa muchas penurias, los años pasan inciertos.

Fortunio se está haciendo pasar por tenor italiano, por amigo personal del gran Enrico Carusso, por su sucesor; hablando en una especie de "spanglish" trufado de tópicas expresiones de un italiano macarrónico, tales como: "¡Mamma mía!" o "¡píu bella signorina!".

A finales de los años 30 del Siglo XX conoce a un joven Orson Welles en nueva York, los dos embaucadores se hacen muy amigos, Fortunio es un charlatán presuntuoso que solo habla de sí mismo, mientras que Orson Welles era una especie de repelente niño prodigio cuya última hazaña consistió en engañar vilmente a toda América provocando un caos sin parangón en todas las poblaciones al anunciar una invasión marciana en un programa de radio; -América jamás le perdonó la gracia-.

En aquellos momentos, el joven y travieso genio Orson se hallaba empecinado en atacar al muy influyente William Randolph Hearst, magnate todopoderoso de la prensa sensacionalista; y mano a mano con el guionista y productor Herman Mankiewiewicz, (hermano mayor de Joseph Mankiewicz), escribió varios borradores de un libelo contra Randolph Hearst para rodarlo en la R.K.O; (germen del magnífico film "Ciudadano Kane").

Al iniciarse el rodaje, el personaje del profesor de música italiano que interpreta Fortunio Bonanova en el film tenía una aparición era muy breve y sin diálogo; Orson Welles estaba tan fascinado por la actitud ante la vida del "bon vivant" español que le escribió expresamente la escena de la clase de canto a Susan Alexander.

Como más adelante se verá, Fortunio Bonanova nunca consiguió transmitir en la pantalla el 'gancho' que tenía en la vida real.

El film resultante de todo esto fue "Ciudadano Kane", un estrepitoso fracaso en su día; (hoy en día es un film de culto, situado siempre en los primeros lugares de las listas anuales de las mejores películas de todos los tiempos).

EL PARANOICO MULTIMILLONARIO WILLIAM RANDOLPH HEARST CONTRA ORSON WELLES Y CHARLES CHAPLIN:

En éste fracaso tuvieron muchísimo que ver las grandes influencias de W. R. Hearst, que hizo todo lo posible por boicotear el film desde los inicios de su rodaje:

La temible y viperina Luella Parsons, -columnista a sueldo y comisión en los periódicos que controlaba Hearst-, lanzó una acusación pública contra Welles, acusándolo de ser comunista; (William Randolph Hearst era un paranoico que veía comunistas malísimos por todas partes).

Hearst trató también de involucrar a Orson Welles en un turbio escándalo sexual, y para ello contrató a prostitutas para que acosaran primero a Welles y le acusaran después.

Estas presiones continuaron durante toda la década hasta que los magnates de Hollywood echaron a Orson Welles de América definitivamente.

Hearst también presionó para que se expulsara a Charles Chaplin de los Estados Unidos, jamás le perdonó que hubiera tenido relaciones con su novia, la actriz Marion Davies allá por los años 20 en el transcurso de una de las babilónicas orgías que celebraba el magnate en su mansión San Simón en Florida, -bacanales que duraban tres días con sus noches-.

Motivo por el cual W. R. Hearst planeó asesinar a Charles Chaplin en el transcurso de un crucero de placer a bordo del yate del multimillonario. Hearst disparó su revolver contra Chaplin errando el disparo y matando al productor de cine William H. Ince, -un simple mandado al servicio de las grandes estrellas-, que también viajaba en el crucero.

Hearst estuvo pagando una insultante suma de dinero anual de por vida, a la viuda del tristemente malogrado financiero, con el fin de comprar su silencio.

FORTUNIO BONANOVA TRABAJA PARA BILLY WILDER:

En 1.942, otro joven genio se fijó en la prestancia y grandilocuencia de Fortunio Bonanova, se trataba de Billy Wilder, que preparaba el rodaje de su tercera película como director. "Cinco tumbas al Cairo",1.943; asignando a Fortunio Bonanova uno de los papeles que ayudarán a su encasillamiento: el de general fascista italiano, -personajes siempre ridículos, pues a los latinos en Hollywood siempre se los menospreció-.

"Cinco tumbas" es un muy buen film de suspense, la causa de que sea bastante desconocido seguramente se debe al interprete escogido para interpretar al Mariscal Erwin Rommel, elección que recayó en el antiguo director de cine mudo Erich von Stroheim, -a quien los estudios odiaban, relegándole a interpretar básicamente a viejos militares con rancios uniformes con muchas condecoraciones-; Stroheim era veneno en taquilla, otro 'marginado'.

Si no se explica como escenas tan espectaculares como la del único del film con un carro de combate lleno de soldados ingleses muertos, vagando sin rumbo por el desierto, duna arriba duna abajo; pasaran prácticamente desapercibidas en su momento.

Cuando se hace una lista de películas de Billy Wilder se olvida las "Cinco tumbas" con demasiada ligereza y frecuencia. En ella destacan la fabulosa fotografía de John F. Seitz, -que fue nominada al Óscar-, y la envolvente partitura de Miklos Rozsa.

A continuación Fortunio Bonanova interpreta un papelito intrascendente en un film de tema duro, basado en un hecho real, se trata de "Double Indemnity", 1.944, también de Billy Wider.

Su carrera en Hollywood sigue sin despegar: en ésta gran obra del cine negro es un camionero que trata de estafar a una compañía de seguros, en la breve escena es devorado sin dificultad por el gran Edward G. Robinson. Fortunio no es un buen actor; en la vida real es muy extrovertido y muy simpático, pero resulta muy soso en la pantalla.

El mismo año hace otro de sus papeles de militar fascista en la frustrada: "¿Por quién doblan las campanas?", sobre el dramón antibelicista de Hemingway, un fracaso sonoro.

Ni la química entre Gary Cooper e Ingrid Bergman logra salvar del fracaso de crítica y público éste denso melodrama colorista.

FORTUNIO BONANOVA TRABAJA PARA ROBERT ALDRICH:

En la década de los 50, un obeso y sesentón Fortunio Bonanova hace toda clase de filmes desiguales hasta que en 1.955, el director comunista Robert Aldrich le ofrece un papelito intrascendente dentro de la compleja trama en una de sus mejores obras dentro de la Serie B: "Kiss-me deadly", (Un beso mortal) ; en ésta brillante sátira de la guerra fría y del pánico nuclear que existía en aquel período, camuflada como cine negro y con una planificación que imita a la de Orson Welles, Fortunio Bonanova parece parodiar al tenor de ópera italiano venido a menos que había interpretado en "Kane".

Desgraciadamente han tenido que pasar más de cuarenta años para que muchas de estas grandes películas que estoy analizando en este artículo sean apreciadas en nuestros días en su justa medida.

FORTUNIO BONANOVA Y SU TRISTE FINAL.

Defraudado con el mundo, Fortunio Bonanova tuvo que volver a España dónde le esperaba un triste futuro en filmes malísimos.

Realmente, Fortunio hizo mucho dinero en su periodo en Hollywood, pero lo derrochó y se lo jugó todo.

En América ya nunca estuvo bien considerado desde que se descubrió que Fortunio mantenía un "affaire" ¡con su cuñada!

Su final fue soledad, misantropía y ruina en Mallorca hasta su muerte.

Una recopilación de Xavier Sans Ezquerra.

2 comentarios:

Möbius el Crononauta dijo...

Creo que había oido hablar de este singular personaje, aunque desconocía su más que interesante biografía. Desde luego el gran Orson siempre sintió simpatía por los embaucadores y los que sabían sacarle partido a la vida, ver a dos personajes así juntos debió ser todo un acontecimiento.
"Cinco tumbas al Cairo", debo revisarla pues su recuerdo se pierde en la neblina de mi mente, pero creo que era una gran película de aventuras.

Brindemos por el amigo Fortunio.

fran le kinky dijo...

aclaparador, como siempre!!
grande.