lunes, enero 23, 2006

Gilles de Rais. El Mariscal de las Tinieblas

Transcribo un fragmento de la confesión que hizo Gilles de Rais Gilles de Rais (1404-1440) en los días previos a su ejecución en Nantes extraído de “El mariscal de las Tinieblas” de Juan Antonio Cebrián, libro que tiene el aliciente de incluir, traducidas al castellano, muchas de las declaraciones que los testigos argumentaron en el juicio contra el perverso y rico aristócrata que había creado una de las cortes más florecientes en su castillo de Tiffauges donde se dedicaba a los más exquisitos placeres, rodeado de grandes lujos y refinamientos entre la negrura de sus crímenes.
Aunque prefiero la novelización que de su vida hiciera Huysmans en "Allá Lejos" (disponible en esta bella edición de Valdemar), “El mariscal de las Tinieblas” traza una biografía detallada de Gilles insertándola en el marco histórico y social de la Guerra de los 100 años y describiendo el amor ferviente que sintió el mariscal por Juana de Arco.
“Cuando la vi por primera vez parecía una llama blanca. Fue en Chinon, al atardecer, el 23 de febrero de 1429. Desde el principio fui su amigo, su campeón. En el momento en que entró en aquella sala un estigma maligno escapó de mi alma y, ante el escepticismo del delfín y la corte, yo persistí en creer su misión divina. En presencia de ella y por ese breve lapso, yo iba en compañía de Dios y mataba por Dios. Al sentir mi voluntad incorporada a la suya, mi inquietud desapareció”
El libro analiza también la compleja personalidad de este asesino piadoso que se consideraba profundamente cristiano, tan pronto protegía a los niños desvalidos en su centro de acogida para huérfanos, Los Santos Inocentes, como mataba sádicamente a las criaturas que le suministraban, besando con pasión los labios de sus cabezas decapitadas.
Extraña dualidad la de este hombre que se llamaba Hijo de Cristo, y que pidió a los padres de las víctimas que rogaran por él al cielo, pidiéndoles perdón antes de la ejecución días después de declarar esto:
“Yo, Gilles de Rais, confieso que todo de lo que se me acusa es verdad. Es cierto que he cometido las más repugnantes ofensas contra muchos seres inocentes –niños y niñas- y que en el curso de muchos años he raptado o hecho raptar a un gran número de ellos –aún más vergonzosamente he de confesar que no recuerdo el número exacto- y que los he matado con mi propia mano o hecho que otros mataran, y que he cometido con ellos muchos crímenes y pecados. En todas estas viles acciones yo fui la fuerza principal, aunque he de mencionar como asesinos de niños a mis primos Roger de Bricqueville y Gilles de Sillé, a mis criados Griart y Étienne Corillaut, alias Poitou, a mi otro criado Rossignol y al pequeño Robin, que desgraciadamente ha muerto. Confieso que maté a esos niños y niñas de distintas maneras y haciendo uso de diferentes métodos de tortura: a algunos les separé la cabeza del cuerpo, utilizando dagas y cuchillos; con otros usé palos y otros instrumentos de azote, dándoles en la cabeza golpes violentos; a otros los até con cuerdas y sogas y los colgué de puertas y vigas hasta que se ahogaron. Confieso que experimenté placer en herirlos y matarlos así. Gozaba en destruir la inocencia y en profanar la virginidad. Sentía un gran deleite al estrangular a niños de corta edad incluso cuando esos niños descubrían los primeros placeres y dolores de su carne inocente. Me gustaba poner mi miembro viril en los culos de las niñas que no sabían todavía para qué servían sus otras partes. Dejé que mi semen impregnara los cuerpos de estos niños y niñas hasta cuando estaban agonizando.
Éste no es el final de mis execrables crímenes. Siempre me he deleitado con la agonía y con la muerte. A aquellos niños de cuyos cuerpos abusé cuando estaban vivos, los profané una vez muertos. Después de que hubieran muerto, gozaba a menudo besándolos en los labios, mirando fijamente los rostros de los que eran más bellos y jugueteando con los miembros de los que estaban mejor formados. También abrí cruelmente los cuerpos de aquellos pobres niños o hice que los abrieran en canal a fin de poder ver lo que tenían dentro. Al hacer esto mi único motivo era mi propio placer. Codiciaba y deseaba carnalmente su inocencia y su muerte. Con frecuencia, he de confesar, y mientras esos niños estaban muriendo, yo me sentaba sobre sus estómagos y experimentaba gran placer en oír sus estertores de agonía. Me gustaba que un niño muriera debajo de mi cuerpo, u observar como uno de mis criados cometía actos de sodomía con un niño o una niña y lo mataba después. Solía reírme a carcajadas a la vista de un espectáculo así en compañía de los mencionados Corillaut y Griart. Ordenaba que Griart, Corillaut y los otros convirtieran después en cenizas los cadáveres de mis víctimas (…)
Me gustaba ver correr la sangre, me proporcionaba un gran placer. Recuerdo que desde mi infancia los más grandes placeres me parecían terribles. Es decir, el Apocalipsis era lo único que me interesaba. Creí en el infierno antes de poder creer en el cielo. Uno se cansa y aburre de lo ordinario. Empecé matando porque estaba aburrido y continué haciéndolo porque me gustaba desahogar mis energías. En el campo de batalla el hombre nunca desobedece y la tierra toda empapada de sangre es como un inmenso altar en el cual todo lo que tiene vida se inmola interminablemente, hasta la misma muerte de la muerte en sí. La muerte se convirtió en mi divinidad, mi sagrada y absoluta belleza. He estado viviendo con la muerte desde que me di cuenta de que podía respirar. Mi juego por excelencia es imaginarme muerto y roído por los gusanos”.

23 comentarios:

Enric dijo...

uf... que miedo de personaje... espero que en los tiempos actuales no quede gente de esta calaña...

saludos

Enric
PD: casi todo era purpurina...

Archiputti visita al Arcangel Maldito dijo...

Gilles es uno de esos mosntruos prodigios que me quita el sueño todo un personaje... Pasa desapercibido en la pelicula Juana de Arco, de Luc Besson. Bueno, esa fue su fase mística la cruel vino más tarde.

Interesante visitarlo en la Tragedia De Gilles De Rais de Bataille que prometo leer algún día.

p.s1: Cheveux rouges me recuerda inevitablemente a otro angel rojo

p2. Tienes un fantástico sitio que poco a poco comienzo a descubrir (ya estoy mintiendo otra vez. He paseado por aquí muchas veces y no ha sido poco a poco más bien con ansias.

spam: a propósito de Gilles y sumido en la más complaciente autoreferencia spam/publicito esto:

http://confidencial.blogsome.com/2005/03/03/el-principito-y-el-enano-de-lagerkvist/

Pussy Galore dijo...

Me encanta eso del beso sobre los labios de una cabeza decapitada... el beso y la muerte, tan relacionados... :) Un beso!

JOLGORIO dijo...

Ya ves con que sangrías se divertia el tio, alucinamos al leerlo pero hoy en día, este personaje lo grabaría en video y lo venderia a unos precios increibles y se los sacarían de las manos.Un beso.

Jon Mikel dijo...

Este no es un asunto nuevo y últimamente cobra notoriedad gracias a la sociedad de la comunicación. Repugnante...

Illuminatus dijo...

Bah, el glamour de gente como Gilles de Rais, Vlad Tepes o Erzebeth Bathory me parece cuestionable más allá de un morbo bastante tosco. A mí me llama más la atención de los tipos abiertamente heróicos pero que combatían por idearios o causas mal vistas, como Otto Skorzeny o Markus Wolf.

Kalimero dijo...

Gilles de Rais es uno de los personajes que más fascina de toda la historia, tanto es asi que escribi un relato sobre el (eso si, sin ningun rigor historico) que podeéis leer aqui: http://lacriptadekalimero.blogspot.com/2005/12/el-mariscal-negro.html

Pd: estpero que no haya molestado el pequeño spam y que guste el relato.

Saludos.

Dr.Benway dijo...

Gran post ^^

el mantícora dijo...

Vlad Tepes, Erzsébet Bathory, Gilles de Rais y Mick Jagger son los cuatro vampiros ilustres más interesantes que registra la historia. Ya me he encargado de los dos primeros, pero nunca he finalizado la tetralogía. El próximo en la lista es Gilles de Rais; eventualmente haré trackback aquí.

La felicito por esta magistral recopilación. Sigo leyendo este blog con fanatismo.

the k affair! dijo...

Estos personajes inspiran un siniestro y lúdico interés en cualquier alma sensible; digamos, son personajes de la vida imitando a otros de la literatura, o siendo otros de la literatura.
Por supuesto, siempre más poéticos que ellos mismos son los libros y artículos que se escriben, a la postré. Y si existieron fue para justificar sus crónicas.

archiputti ex vaquero porno ex iconoclasta dijo...

Aura, gracias por tu comentario sobre sobre "E//D/D/P/ que tambipen pudo titularse de porqué soy un perfecto idiota.

Por error borr´r el texto y junto al eñ iguual como el fenómeno descrito los comentarios desaparecieron por aspersion.

Sin embargo la aclaración llegó te hiciste Drew te presta la cabellera pero los pensamienztos biza y raros provienen de lo hay bajo tu furioso cuero cabelludo.

saludos exhibicionistas
cuando vayas en buscas de monstros y prodigios no olvides alimentar a fetitish. Como el pez/pablo decidió abondonar las escamas yo las recogí a ver si sobreviven y me haga un abrigo . Bueno unos guantes al menos

saludos para y filicos

vida dijo...

que miedo, menuda persona. Lo más parecido a él en moderno se me viene a la cabeza en forma del Canibal de Rostov, pero no le llega ni a la suela de los zapatos

Walkyria dijo...

Creo que Gilles de Rais, fue un precedente de lo que posteriormente realizaria el Marques de Sade, sólo que este último no llego a limite del asesinato.
Nos horrorizamos en la actualidad con actos igualmente de atroces, y no recordamos que tales hechos han sido ya llevados a cabo por mentes degeneradas como la de Barba Azul.

Anónimo dijo...

no puedo creer como hay gente q idolatra a este infeliz!!!
es uno e los personajes mas repudiables de la historia de este maldito mundo..

sin comentarios

Anónimo dijo...

No sé que es peor si el sujeto en questión o la manga de depravados, que llena y alimenta la fantasia de otra manga de degenerados que la realiza por ellos !!!!! ASÍ ESTA EL MUNDO AMIGOS!!!!!!

Anónimo dijo...

este personaje que tal vez nunca supo dicernir entre el bien o el mal yo no lo he de considerar como el peor de los villanos de su epoca, lo que yo considero de el es como ya lo he dicho no tenia una correcto dictamen sobre lo correcto e incorrecto, de eso uno se da cuenta debido a que la confesion que el hace no se le saco con torturas sino dicioendole que se le excomulgaria, no creo que esta sea una mala persona sino mas bien un pobre hombre que no gozaba de una buena salud mental y aparte de ello, un hombre con una fe un poco mal dirigida, aunque he de reconocer que hizo grandes maldades espero que en el infierno o bien en el purgatorio piense en los actos tan crueles y despiadados q realizo

Anónimo dijo...

De mariscal de Francia y héroe nacional a asesino psicópata en el cadalso.

Es innegable que muchos salían ganando con la muerte de Gilles de Rais (Para empezar Juan V). Así mismo, no podemos saber hasta qué punto Jean de Malestroit llevó a cabo un juicio justo.

En fin, que es un tema que da de sí para investigar. Pero dado el contexto histórico, a saber cual es la verdad.

Anónimo dijo...

Lo que más me ha sorprendido de Gilles de Rais, aunque aún no he leido tanto como quisiera acerca de él, es su final. Luego de ser ahorcado, fue ligeramente tostado en la hoguera para ser retirado y enterrado en una abadia de Nantes.... lo cual me confirma que el clero católico siempre ha estado presto a cubrir con un velo los desbandes y atrocidades de sus fieles servidores. Todo un ejemplo.
Sobre Erzebeth Bathory, acabo de leer el libro de Valentine Penrose, una joya. Casi 400 años después la Condesa permanece convulsiva y peligrosamente atractiva... muy buen blog, gracias por el extracto de la confesión del Gran Mariscal de Francia!

Anónimo dijo...

digan lo que digan sobre giles de rais, por lo menos tuvo el coraje de pelear junto con Jana de Arcos.

Anónimo dijo...

Una mente enferma, desequilibrada, un verdadero monstruo que deberìa haber sido abortado antes de nacer para librar del horror y el espanto a tantas pobres almas.

Hombres como estos pululan en la historia demostrando la cara oculta de la naturaleza humana, pervertida, degenerada, a la que inutilmente Jesucristo intentò salvar.

El peor animal que puebla la tierra es la especie humana, a la que la naturaleza sabiamente algùn dìa harà desaparecer definitivamente.-

Anónimo dijo...

Todos esos personajes que admiraís a de Rais, mereceís la horca.
De verdad, vosotros sí que soís repugnantes

David dijo...

Al Pussy Galore, debería ser tu cabeza la besada así, hijo de p*ta. Ya me imagino que clase de persona eres, de vida dizque alternativa pero sumiso ante tu vieja y mandilón. Ya vete a dormir y ojalá mueras pronto si tanto te gusta la muerte. Te lanzo una maldición.

Anónimo dijo...

Gilles de raise pago el pato, alguien se cree que actuo solo con sus criados? , es una tonteria, pago el solo el pato para no implicar al resto, a los demas aristocratas, adoradores todos de Belcebu. Lo de Raise sigue sucediendo