viernes, enero 27, 2006

La Bête, de Walerian Borowczyk

La Bête (Walerian Borowczyk, 1975) es un extraño cuento erótico que reúne referencias a La Bella y la Bestia y Caperucita, con un subtexto freudiano que lo acerca al romanticismo imposible de King Kong.
En el castillo del Marqués de la Esperanza diversas historias sexuales se hacen simultáneas, por un lado la de Lucy con su prometido el hijo del marqués, Mathurin, relación que nunca se consuma y conduce al autoerotismo, y por otro lado la historia de Romila (antepasada de Mathurin) que es perseguida por una Bestia en los bosques, -bestia que es un extraño híbrido con cuerpo de gorila y cabeza lobuna de grandes colmillos-. Este delirio sexual de bestialismo es revivido por Lucy en sueños y le lleva a descubrir que el hombre con quien va a casarse es también una bestia que le estaba reservada, y esa unión iba a ser consagrada por un príncipe de la iglesia. Como es de imaginar Lucy huye, aunque con el recuerdo de la Bestia en sus fantasías para siempre.
En los primeros fotogramas de la película, Borowczyk nos muestra con detalle el apareamiento entre una yegua y su macho con primeros planos de los órganos sexuales de los animales. Esta incidencia no es casual, ya que son planos que preparan el terreno para los sueños húmedos de Lucy, enamorada del monstruo imaginado, ya que en una escena posterior vemos como la jovencita hojea un libro con representaciones de caballos alados fornicando con mujeres: son los grabados de “La doncella de Orleáns, poema heroico-cómico en 18 cantos” que hacen que Lucy se acabe masturbando. Estas referencias equinas son prefiguraciones del icono sexual, de la Bestia ansiada de su caliente imaginación que poco después se le revela mientras duerme.

La película explora el tema de la necesidad urgente del placer sensual dentro de una atmósfera represiva, que lejos de ahogar los instintos conduce al abandono y a la celebración del placer, elementos que aparecen unidos a un peculiar sentido del humor no exento de ironía.
La película se desarrolla en un tono de lirismo preciosista que se complace en los detalles, en un juego caprichoso de formas y colores barrocos que rebosan sensualidad. Borowczyk se recrea en los planos cortos y en los primeros planos para hacer insistencia en la inmediatez del deseo y da una importancia física a la música, como en la escena del sueño que se inicia con una pieza de clavicordio de Scarlatti, y a la fotografía, que abunda en rojos y verdes condensados. La música y la fotografía son elementos canalizadores de lo poético, Borowczyk le dedica una atención fetichista a los objetos y partes del cuerpo aisladas y a la decoración, tratándolos casi como a seres vivos con un importante peso narrativo.
No dejo de recomendarles esta película, que es un viaje surrealista al Mundo Perdido, o también la increíble “Cuentos Inmorales”, como dos joyas de la imaginación bizarra del director. Recomendadas quedan.

Y para ir siguiendo la Semana del Traje de Gorila, aquí tienen: el día 2.

16 comentarios:

Pussy Galore dijo...

No me la pierdo, suena al tipo de cuento que me gusta.

J.Álvarez dijo...

Tomo nota. Me encantaría poder verlas...

noemi dijo...

Que bien reseñas, Aura.
Felicidades!

JOLGORIO dijo...

Interesantes peliculas e interesante tema el que me has recordado del amor entre el ser humano y los animales, en los pueblos llego a ser algo muy normal tener a la burra por novia. Un beso.

el brujo don carlos dijo...

Esta la he visto. No la entendí, pero después de tus estupendas explicaciones tal vez debería verla de nuevo :D

angel dijo...

Gracias por las recomendaciones...

Jon Mikel Altuna dijo...

Por supuesto.

J.Álvarez dijo...

Vuelvo a mirar estas imágenes eróticas tan excitantes... con ansia! Aura: ¿Sabes como puede conseguirse alguna de estas joyas fílmicas?
Buscaré, buscaré...

Aura dijo...

Pues estas dos precisamente son fáciles de conseguir, salieron en DVD el año pasado y además a muy buen precio (5 euros cada una). Te recomiendo sobretodo Cuentos Inmorales, es una joya :)
¡Saludos!

J.Álvarez dijo...

Joder! Pues corro a la FNAC a comprarlas!!! :D A ver si hay suerte... pero me parecen demasiado baratas como para ser tan fáciles d encontrar... veremos...

Jesús Cuadrado dijo...

No creo que tenga que ver con lo de la burra-novia.

Es ésa una mirada fácil; creo. Y torpe. (Y dígolo con perdón).

"La bestia", como después fue "La posesión" (Zulawski), son "consideraciones" de dos directores que se acercan, desde su inevitable óptica "masculina", al misterio del orgasmo femenino.

Lo hacen con "valentía", acaso con torpeza, sí (que no pueden evitar... pues no son mujeres), pero con respeto.

Me parece.
---

SALOMON dijo...

Excelente post. Tengo marcada "debilidad" por la
Condesa Sangrienta

Anónimo dijo...

La actriz favorita de este director era la bellísima Marina Pierro. No sé si alguien sabe algo más de ella.

Anónimo dijo...

Walerian Borowczyk es precioso!!!

www.monstersexhouse.com

Abuelo Igor dijo...

No sé si es algo que has dejado sobreentendido entre líneas, pero yo siempre tuve claro que, si Mathurin es un "hombre bestia" siquiera parcialmente, es por descender del fruto de las relaciones de su antepasada con el ser del bosque.

Por lo demás, amo a Borowczyk por las dos pelis que citas (de las que al parecer hay nuevas ediciones superiores a las antiguas), pero no es nada fácil ver el resto de su cine. Poder ver su cine de animación en Polonia, "Goto, isla del amor", "La marge" con Kristel y Dallessandro, o "Doctor Jekyll y las mujeres", con Udo Kier, valdría su peso en oro.

Recuerdo ahora que también me gusta "Interior de un convento".

Aura dijo...

Tengo previsto comentar alguna película más del director que he conseguido cazar por ahí.
¡Es mi deber!

Un saludo,